sábado, 9 de enero de 2016

Carlos Baute “Los que no tienen problemas es que no viven en pareja”


“Perdimos el control” es la nueva apuesta musical de este venezolano que, con el tiempo, gana en atractivo, sabiduría y simpatía

por Ricardo Castillejo

Con casi dos millones de discos vendidos a nivel mundial y un éxito sin precedentes con “Colgando en tus manos” –cuya repercusión en internet es casi imposible de dimensionar-, el venezolano Carlos Baute está tan ligado a Sevilla que, según él mismo cuenta, la capital hispalense fue la puerta para entrar a la península cuando decidió dejar Venezuela por España. Por esos vínculos tan sólidos y de tanto tiempo, “Sevilla Magazine” quiso reconocerlo el pasado mes de noviembre con el Premio “Favorito 2015” al Mejor Intérprete algo que el artista agradeció desde del corazón, tal y como contó en el mismo Cortijo Gota de Leche, donde aprovechó para hablar de su nuevo tema, “Perdimos el control”, dedicado a esas parejas que discuten por cualquier motivo sin importancia y que hasta llegan a perderse el respeto.
-Siempre vuelve a Sevilla…
-Es que es la primera ciudad que visité en la península. En 2000 vine como trece veces. Fue como una locura y el comienzo de mi expansión. Andalucía es donde más he girado. Aquí se vive como en ningún otro sitio. Muchos españoles se quejan pero no tiene nada que ver cómo se come, la salud o la educación con lo que hay en otros países. Fíjate que voy a menudo a Latinoamérica y sé de lo que hablo.

-Ahora reside en Madrid con su mujer, junto a la que ha protagonizado el videoclip de “Perdimos el control”, ¿verdad?
-Sí porque se lo dije una noche antes. Si se lo llego a avisar con una semana, se la tira sin comer (risas). Estaba planificado todo menos lo suyo. Ya teníamos la ilusión de hacer algún vídeo y lo comenté en la discográfica. Es una canción que advierte que el amor no es perfecto. Los que no tienen problemas es que no viven en pareja. Astrid tiene carácter y eso me gusta. Es una mezcla de ángel y diablo. Con aspecto angelical pero con un demonio detrás.
-Su historia de amor es preciosa… ¿Cuándo la conoció?
-Ella tenía nueve años y era la hija de mi abogado y yo ya trabajaba. Nos llevamos una década. Ella tiene 30 y yo 41.

(Click en cada foto para verla en grande )


-¿Qué le enamoró?
-Que es una mujer supercompleta, superfiel, hiperperfeccionista, inteligente, cariñosa y detallista.
-¿Y usted qué pone?
-El cachondeo… (risas). La pimienta, el color a la vida. Todos somos imperfectos, aunque existe la “media naranja”. Da igual si es agria. Lo que cuenta es que sea la tuya. Mi esposa me ha devuelto el amor por los animales, que ya tenía pero con el que he vuelto a reencontrarme. Tenemos tres caballos y dos perros. Amo el campo, hacer rutas… En la naturaleza puedes estar horas y horas haciendo solo tres cosas. Sin prisa, todo en calma…
-En su tema habla de la infidelidad… ¿Cuál es su opinión al respecto?
-Para mí la fidelidad es importantísima. Soy fiel y me gustaría que lo fueran conmigo y si no, vive la vida, amiga… Somos occidentales y tenemos esa cultura y esa forma de pensar. Claro que vas evolucionando. Yo estudié en un colegio católico y ahora me confieso ante Dios. Cada uno se forja su presente.
-Creo que tiene muchas ganas de ser papá… ¿Es cierto?
-Sí. Estoy en la mejor etapa. La mujer madura antes pero nosotros tardamos un poco más y siento que es el momento. He pasado los cuarenta y he notado muchos cambios. Manías, la vista (de cerca no es igual…) y la responsabilidad, sin duda. Me he tomado mi trabajo con mucha seriedad siempre pero hay cosas en las que te saltas pasos. Ahora veo las decisiones que toma gente con 20 años y pienso… “¿Qué haces?”. Claro, es que tengo el doble de edad… Otro terreno donde lo noto mucho es en el deporte. No puedes correr como un veinteañero. Ellos ni estiran, ni nada. Yo sí. Y en las comidas pasa lo mismo. Tengo que cuidarme más.
-¿No es presumido?
-No me cuido demasiado, la verdad. Hago deporte pero no me gusta el gimnasio. Prefiero el boxeo que, la verdad, también es duro porque hay que hacer dominadas, flexiones de pecho, abdominales… Prefiero estar delgado a estar muy musculado y me parece que el boxeo, en este sentido, es muy completo. En cuanto a cremas, uso las de mi chica después de afeitar, aunque tampoco tengo mucha barba porque soy lampiño. También he descubierto el aceite de niños para el cuerpo… Respecto a la dieta, como de todo pero cuidándome. Con dos días en los que deje los carbohidratos, me vengo abajo con lo que no tengo problemas en ese sentido. Y me encantan las frutas, los batidos con manzana, zanahoria, pepino, naranja…

Enlace:   www.sevillamagazine.es/carlos-baute-los-que-no-tienen-problemas-es-que-no-viven-en-pareja/


carlosbautetodo.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada